busca tu película

Breve crítica de una historia peculiar

  • Compártelo en:

Por Arlem Quevedo Flores

Breve historia de un planeta verde es de esas películas que dejan, a propósito, una sensación extraña, casi de confusión. Ello mismo, no obstante, es lo primero que necesita el espectador para entrar en el contexto que plantea. El filme, aunque pareciera que tomara escenario entre nosotros, no lo hace. Nos sitúa en un mundo diferente pero que, aún así, resulta familiar. Una vez que abrazamos este aspecto, navegamos en la historia aceptando cada suceso, por más inusual, con mucha naturalidad.

Este largometraje es ganador del premio Teddy a mejor filme con temática LGTBIQ. Esto porque su personaje principal, Tania, es una mujer trans. No obstante, la película no plantea una problemática social alrededor de este aspecto como el núcleo de la historia. En realidad, el mérito se lo lleva un aspecto muy bien ejecutado: la introducción de una figura transexual con naturalidad, sin estigmas, que revela los problemas de la comunidad trans en la sociedad, pero sin que su sexualidad sea una circunstancia. Ello eleva al personaje y lo conduce a un desarrollo mucho más limpio que el de sus coprotagonistas. 

Un aspecto del que, definitivamente, se tiene que discutir es la versatilidad que Santiago Loza, el director, ha logrado para que la historia baile entre distintos géneros cinematográficos con una facilidad increíble. Tener un extraterrestre como personaje parece que fuera un condicional en otras películas para definir el camino que tomará la historia. Sin embargo, este no es el caso para Breve historia… Empieza dando atisbos de un drama, luego se vuelve una ficción, pero también resulta ser una comedia que se desenvuelve en una película de aventuras. Todo convive y funciona, porque no exagera en ninguna, pero las hace suyas con mucha astucia. 

La fotografía, aunque bien trabajada, resulta un tanto monótona para una historia que tiene mucho más potencial que explotar del que ya logró mostrar. Aún así, los elementos que vemos en pantalla y el soundtrack son claves para que todo armonice y de un resultado como lo es Breve historia de un planeta verde. Retomo, entonces, lo que planteé al inicio de esta crítica para finalizarla. Este, tal cual su nombre, breve largometraje (75 minutos) tiene una historia original, al que se debe estar predispuesto a aceptar. Sin embargo, por ello mismo, algunos sucesos pueden resultar gratuitos. No obstante, este filme argentino cuenta con elementos para cautivar a aquellos espectadores que buscamos historias que rompan con el sentido común que necesitamos para la rutina. Es un buen escape cinematográfico que no deja, aún así, de cuestionar los parámetros sociales en los que vivimos. 

Encuéntranos también en:

organizado por:

presentadores: