busca tu película

MUJERES TRAS LA CÁMARA 

  • Compártelo en:

Por Arlem Quevedo Flores

Mujeres haciendo cine de ficción se llevó a cabo como un conversatorio en el que participaron las directoras de cine Lucía Garibaldi, María Alché, Ana Caridad Sánchez, Melina León y Natalia Cabral. En un extenso y enriquecedor diálogo, las cinco realizadoras extienden su mirada sobre los roles de género en el cine. 

El diálogo inició alrededor del cuestionamiento al paradigma de Disney sobre el rol de la mujer desde las películas de las participantes. Esto debido a que sus protagonistas son mujeres en diferentes etapas y con distintas personalidades. Coincidieron en que sí había una lucha interna por despojarse de los estereotipos a la hora de construir sus obras, pero que, justamente, ello conllevaba a un mejor entendimiento de ellas mismas y de la comunidad femenina en general. 

Sin embargo, de ese punto surgió un debate mucho más complejo. Sánchez cuestiona el por qué se le exige a las cineastas mujeres el solo “contar historias sobre mujeres”, como una carga moral que siempre deben considerar. A ello se sumó Garibaldi al expresar su disconformidad con la forma de encasillar su película como una que solo posee una “mirada femenina”. Pregunta, entonces, “¿por qué siempre debemos tener una postura de género? ¿Por qué no hablar solo de la película?”. 

Se discutió, además, de la necesidad de que haya más diversidad cultural en el cine y la importancia de ver más allá del estilo hollywoodense. Es importante abrirse a nuevos narradores, como lo son las mujeres no solo directoras, sino guionistas, productoras, directoras de fotografía, etcétera. Y, claro, para hablar del trabajo femenino también había que pensar en la maternidad. Analizar cómo las necesidades biológicas de serlo se pueden contraponer a las de ser cineasta y qué hace falta para obtener un entorno que comprende ambas y las armoniza. En medio de esto, Alché se retira porque su bebé de tres meses la necesita y entendemos claramente por qué esta discusión es tan necesaria.

Por último, cada una de ellas aconseja a las jóvenes cineastas a animarse y dar un salto de fe por su trabajo. Melina León reflexiona respecto a ello narrando cómo solía estar segura de que no ganaría concursos cinematográficos si se enfrentaba a jurados conformado solo por hombres. Sin embargo, lo que superaba su miedo era su perseverancia y ya conocemos los excelentes resultados con “Canción sin nombre”. 

Encuéntranos también en:

organizado por:

presentadores: