busca tu película

RECUENTO DEL SEXTO DÍA DEL 24 FCL

  • Compártelo en:

Ya van seis días desde que el 24 Festival de Cine de Lima PUCP ingresó a nuestros hogares. Hoy, 26 de agosto, tuvimos la oportunidad de participar en tres Diálogos con Cineastas: en el primero, tres realizadores de películas participantes del Festival conversaron del proceso de realizar documentales sobre eventos sociales y políticos; en el segundo, estuvimos en presencia de escritores y guionistas, en el que hablaron sobre la relación entre el cine y la literatura. Finalmente, se realizó una charla sobre el Cine del Mañana Lab 2020, en el que participaron expertos y participantes de ediciones pasadas de esta sección de industria del Festival.

Estado de sitio

Desde las 11 de la mañana, Marcos Pimentel (Fé e Fúria), Edgardo Castro (Las ranas), Anabel Rodríguez (Érase una vez en Venezuela) y Gabriela Yepes conversaron sobre el proceso de creación de sus documentales, tres películas que están enfocadas en retratar contextos sociales y políticos importantes.

El conversatorio inició preguntando sobre su motivación para meterse en sus respectivos proyectos. En el caso de Edgardo Castro, ese viaje comenzó cuando le contaron la historia de las mujeres que hacen de ranas, chicas que van a las cárceles a brindar compañía a los reos. Para conocer más sobre esta realidad, él fue a la cárcel donde estaba el chico que luego sería el coprotagonista del documental, y se impactó por la falta de libertad en la que vivían. Luego, al conocer personalmente a estas mujeres ranas, decidió darles la visibilidad que necesitaban.

La motivación de Marcos Pimentel surgió al leer una noticia sobre los Candomblé, una religión afrobrasileña, que estaban siendo expulsados de la favela. Él sintió la necesidad de contar esta realidad, que era un espejo de la situación que afecta a todo Brasil. También, habló de la relación que creó con los personajes y las favelas donde grabaron, donde tuvo que probarle a sus participantes que no tenía una intención fuera de la realización de la película. Él enfatizó en la importancia de crear una relación de respeto y sinceridad al momento de introducirse a espacios ajenos.

Anabel Rodríguez, cuando ingresó al Congo Mirador, sentía antipatía hacia Tamara, una líder chavista que luego sería uno de los personajes principales de su documental. Con el paso del tiempo, y tras introducirse más en su vida, entendió que era necesario comprender el lado humano de esa parte de la sociedad, y no solo mirarla de manera sesgada. Por tal motivo, su película intenta retratar a cada una de estas personas priorizando su lado humano por encima del político. Esto le ha generado peleas en algunas proyecciones, pero ella entiende que es importante hablar de estos temas, a pesar de las respuestas variadas..

Finalmente, los realizadores conversaron sobre el proceso de montaje que hay en un documental de estas características, donde se tiene una cantidad inmensa de material grabado. Marcos Pimentel nos contó su metodología para editar un documental coral: armar todas las historias por separado, y luego ir uniendo los pedazos, entendiendo que no todas las piezas tienen la misma duración y/o función. Edgardo Castro también trabajó sus escenas por separado, y recién después empezó a construir en un hilo narrativo. Finalmente, Anabel Rodríguez recuerda cómo su edición se alteró por completo al encontrar un plano donde se mostraba un momento muy humano de uno de los personajes, lo que enfocó todo el proceso de edición. 

Por motivos de conectividad, la charla está dividida en dos partes. Si quieren volver a ver este interesante conversatorio, pueden ver la primera parte AQUÍ, y la segunda AQUÍ.

Entre el cine y la literatura

A las 4 de la tarde, los escritores y guionistas Giovanna Pollarollo (Tinta roja, Pantaleón y las visitadoras), Jorge Franco (Rosario tijeras, Paraíso Travel) y Gabriela Yepes conversaron sobre los procesos creativos al momento de adaptar una obra literaria al formato audiovisual.

Dentro de los debates interesantes que se produjeron en el conversatorio, se habló del concepto de “fidelidad” hacia la obra. Estos pensamientos, como afirma Giovanna Pollarollo, deben mantenerse en el pasado. Todo proceso de escritura es, en el núcleo, la adaptación sobre un conjunto de textos que el escritor o escritora ha absorbido con el paso del tiempo. De una misma obra se pueden producir una cantidad infinita de lecturas, como es el caso de las múltiples versiones de Medea, por ejemplo.

Jorge Franco invita a los lectores a estar constantemente construyendo sus propias interpretaciones de lo que leen, y no tengan miedo de extraer lo que consideran esencial e ir construyendo en base a su propia perspectiva. Por el otro lado, si ustedes son los autores del texto que quiere ser adaptado, deberían otorgarle a los escritores total libertad de creación. El miedo a desfigurar el texto impide que la historia no consiga explorar su potencial, y la adaptación se desploma.

Tras perderle el miedo a la adaptación como un proceso constante de interpretación, los guionistas podrán pasar literatura al cine con mayor confianza. Tanto Pollarollo como Franco señalan que existen dos grandes interpretaciones: del libro al guion, y del guion a la película. Sin embargo, dentro de estos dos procesos, ocurren varias pequeñas intervenciones por parte de los miembros del equipo técnico y del elenco, y se terminará creando una pieza artística que sea producto de un grupo de interpretaciones.

Finalmente, el conversatorio cerró con unos consejos por parte de nuestros invitados. Giovanna Pollarollo y Jorge Franco nos invitan a ver y leer adaptaciones es un buen ejercicio, ya que te permite comparar las versiones y sus interpretaciones. A concebir este proceso creativo con mucha independencia y honestidad; y, a perderle el respeto al libro, y empezar a enfrentarnos al material. 

Haz click AQUÍ si quieres volver a ver este conversatorio

 

El cine del mañana

Y, para finalizar el día, a las 7:30 p.m., se realizó el conversatorio “El cine del mañana”, donde se reunió a los expertos invitados del Cine del Mañana Lab, la directora peruana Melina León, la productora mexicana Martha Orozco y el periodista cinematográfico Gerardo Michelin de LatAm Cinema  (Uruguay); así como dos participantes de ediciones anteriores de esta sección de industria del Festival, el director Salomón Pérez y la productora Jaisia Figueroa. 

El conversatorio inició destacando la importancia de los espacios de apoyo al desarrollo inicial de proyectos y su introducción a la industria cinematográfica. Al respecto, Martha Orozco, como productora y docente, fue la primera en señalar lo esencial que son este tipo de experiencias para que un largometraje obtenga fuentes de financiamiento, contactos, trayectoria y un plan de ruta claro. En el caso de Melina León, quien en el 2018 ganó el Work In Progress de esta sección con su galardonada película Canción sin nombre, concuerda con Martha sobre lo salvavidas que puede llegar a ser participar de estos espacios para recibir fondos, así como consejos sobre aquellos aspectos más concretos de la realización que no te enseñan en las aulas, como la distribución o el contexto en el que se realiza una producción. Por su parte, Gerardo Michelin, como una de las fuentes principales del sector cinematográfico en Latinoamérica, añade a lo señalado por Martha sobre el plan de ruta, que un proyecto debe tener sus objetivos claros para poder aplicar a instancias apropiadas de acuerdo a su naturaleza y para poder defender la esencia de los mismos ante el bombardeo de opiniones que llegan durante estos encuentros con personalidades de la industria. 

Por el lado de los ex participantes de esta sección, Jaisia Figueroa, destaca que es más productivo que la producción acompañe al director desde los inicios de la idea detrás de un largometraje. Esa sinergia, donde ambos tienen claro qué es lo mejor para el proyecto durante todo ese viaje hacia la realización del mismo. Y, Salomón Pérez, señala más bien como su participación en Cine del Mañana, le permitió obtener una escucha activa sobre a qué programas o festivales aplicar su largometraje, a qué público podría serle de mayor interés y obtener también el coraje de intentarlo sin dar un paso atrás

Otro tema tratado en este diálogo, fue la relación de estos esfuerzos a la profesionalización del trabajo detrás de cámaras. Martha nos comenta, en su basta experiencia como docente especializada en la producción, que el proyecto es la materia prima para empezar una gran carrera. En los espacios de formación e intercambio, los cineastas aprenden de otros cineastas en formación, a ubicarse dentro del panorama latinoamericano y a definir qué ideas poner en marcha y cuáles no. Melina, nos habla del “amateurismo”, esa gran energía por experimentar y lanzarse al ruedo de manera independiente. Para ella, esto es importante, pero sólo hasta cierto punto, después del cual es importante recurrir a personas que te guíen sobre cómo seguir ciertas pautas que solo se llegan a través de la profesionalización. Sobre esto, Jaisia añade lo importante que es la especialización para generar oficio dentro de las distintas áreas de la producción – como en el caso del sonido, la musicalización, colorización – para realmente apreciar en su totalidad la construcción de una película. Y, Salomón, en su experiencia como docente, nos habla de cómo él busca siempre dentro de sus alumnos ayudarlos a encontrar su rol dentro de la producción, como se hace al formar un equipo de fútbol, y verlos no solo como estudiantes, sino como futuros colegas, teniendo así una formación más integral que les permita ejercer lo que van aprendiendo. 

Gerardo, desde su papel como analista de la creación en la región, nos menciona que hay un inminente golpe – que tal vez no se sentirá aun hasta el 2021 – para el cual, el antídoto es tener una gran apertura mental, estar actualizados constantemente sobre la coyuntura y estar dispuestos a arriesgarnos a salir de nuestra zona de confort como cineastas. 

Esta observación, lleva la charla a su fin con breves consejos y observaciones de los invitados frente a este contexto. Martha, insta a que los cineastas utilicen su creatividad para adaptarse a los posibles bajos presupuestos y para no perder la identidad de sus ideas, para poder llevarlas a cabo a pesar de las limitaciones de la pandemia.

Jaisia, más bien. señala cómo la cuarentena le dio la posibilidad de que su equipo creativo esté más conectado y sea partícipe de la creación de una propuesta de realización más detallada, y por tanto, una proyección de presupuesto más aterrizada. Salomón, aconseja aprovechar para generar proyectos con equipos y temáticas más íntimas dentro de las nuevas posibilidades. Y, finalmente, Gerardo cierra la noche con una nota muy esperanzadora del panorama de los últimos 5 meses, en los que se ha identificado un boom de proyectos presentados a laboratorios, un considerable aumento en la formación de asociaciones y redes cinematográficas, y la creación de nuevas plataformas para el visionado de cine en Latinoamérica. 

Para ver de nuevo este interesante conversatorio, pueden hacer click AQUÍ. 

Les recordamos que la votación para el Premio del Público será posible hasta las 18:00 horas del sábado 29 de agosto. Si escogiste una película de competencia, pueden otorgarle una puntuación de 1 a 5 estrellas. Para mayor información, hagan click AQUÍ.

redes sociales:

organizado por:

presentado por:

Licenciado por: