busca tu película

Recuento del tercer día del 24 FCL 

  • Compártelo en:

Hoy, 23 de agosto, cumplimos tres días desde que comenzó el 24 Festival de Cine de Lima PUCP. En nuestro tercer día de actividades, tuvimos la oportunidad de presenciar dos Diálogos con Cineastas en donde participaron realizadores de algunas de las películas que nos acompañan en el Festival: a las 11:00 am tuvimos Escribir para dirigir ficción, y a las 4:00 pm Del personaje a la película.

 

Escribir para dirigir ficción

Desde las 11 de la mañana, César Sodero (Emilia), Mariano González (El cuidado de los otros), Jorge Riquelme Serrano (Algunas bestias), Alonso Llosa (La Restauración) y Gabriela Yepes fueron parte del Diálogo con Cineastas: Escribir para dirigir ficción, en donde conversaron sobre las perspectivas que cada uno tiene sobre los procesos de escritura, y cómo se trasladan al rodaje y al montaje.

Uno de los primeros puntos en la conversación fue sobre el proceso de escribir, y todos coincidieron en la importancia de ir descubriendo la historia de manera natural, sin forzarla. Mariano González relaciona esta etapa con las interacciones que tenemos día a día, en donde esa natural torpeza que tenemos al hablar refleja sentimientos honestos, pero que a veces nos cuesta expresar. De igual manera, Jorge Riquelme Serrano nos cuenta el trabajo intenso que realiza para escarbar dentro del mismo guion literario, para poder encontrar la verdadera película que se esconde detrás de todas esas líneas de texto.

La presión y la adaptación a las oportunidades existentes es algo a considerar mientras se escribe, pero también durante el proceso de rodaje. César Sodero aprendió a no permanecer atado al guion escrito, y a solo enfocarse en mantener viva la historia. Alonso Llosa recuerda la enorme diferencia que existía entre las imágenes que se formaban en su cabeza durante el proceso de escritura y las que se veían en pantalla. No faltaron las risas mientras los realizadores compartieron sus anécdotas de rodaje, y las pequeñas crisis existenciales que la falta de tiempo puede generar.

También conversaron sobre su trabajo con los actores. Algo en lo que todos estuvieron de acuerdo, fue que ninguno quiso hacer muchos ensayos previos ni tampoco grabar muchas tomas de la misma escena, ya que preferían que la cámara grabara algo orgánico. Los conocimientos actorales previos influyeron en el proceso de cada director. César Sodero aprendió el lenguaje de los actores sobre la marcha, y Alonso Llosa dejó a un lado sus dudas y confió por completo en su equipo y en la experiencia de su elenco. Se contrapone a Jorge Riquelme, por ejemplo, quien siempre buscó romper con las escenas preestablecidas, y a veces dejaba que la cámara grabara por veinte, veinticinco minutos, para sacar así las emociones verdaderas.

También hablaron de la importancia de construir un espacio amigable dentro del rodaje, del largo proceso de reescritura que viene con el montaje, y la importancia de eliminar ese deseo de encontrar algo “ideal”. Destaca la frase de Mariano González en la que dice que, mientras más buscas y fuerzas la perfección, más se aleja de la vida misma.

 

Haz click AQUÍ para ver de nuevo este entretenido Diálogo con Cineastas.

 

Del personaje a la película

 

A las 4 de la tarde estuvimos en compañía de Sergio Morkin (Maricarmen), Marcela Santibañez (El agente topo), Diana Daf Collazos y Jean Alcócer (Círculo de Tiza), quienes conversaron, junto con Gabriela Yepes, en el Diálogo con Cineastas: Del personaje a la película.

Lo primero que conversaron fue sobre la chispa que los motivó a comprometerse con la realización del documental. Las motivaciones y oportunidades fueron variadas. Por ejemplo, Sergio Morkin nos cuenta que conoció a Maricarmen durante varios años, pero aún no se convencía en hacer la película. Recién cuando pudo leer su autobiografía, y pudo entender la manera en la que ella siente al mundo, él se dio cuenta que ese era el empujón que necesitaba para hacer la película.

La importancia del tiempo fue otro tema importante, así como el vínculo que se construye entre realizador y personaje, ya que es ahí donde se construye la confianza y la película adquiere honestidad. Diana Daf Collazos y Jean Alcócer nos cuentan la importancia de establecer esa relación de respeto con Jorge Acuña. Al comienzo fue complicado dirigir a alguien que se ha auto-dirigido a lo largo de muchas décadas; pero, con el paso del tiempo, encontraron una conexión dentro de los procesos creativos, y fue ahí cuando la película tomó rumbo.

Hubo varias miradas interesantes cuando conversaron sobre el vínculo que el realizador tiene con la película, y aquella ruptura con la cuarta pared. Para El círculo de tiza, esto fue algo natural, ya que ya estaban construyendo un metalenguaje, y este diálogo con la cámara y el espectador le añadió una capa más. En Maricarmen, por otro lado, no fue algo que se pensó mucho. Como dijo Sergio Morkin: para él, mientras el eje dramático estuviera consolidado, el lenguaje era solo un complemento.

Marcela Santibañez nos cuenta una anécdota interesante de la película El agente topo . El lenguaje audiovisual del montaje original transmitía la sensación de que estábamos ante una ficción, y eso distraía a los espectadores. Por tal motivo, añadir planos del equipo grabando comenzó como una estrategia para visibilizar su carácter documental, y terminó enriqueciendo a la película.

 

AQUÍ puedes ver de nuevo este interesante Diálogo con Cineastas.

redes sociales:

organizado por:

presentado por:

Licenciado por: