busca tu película

Un cine que nos conecta: Dopamina y Cosas que no hacemos

  • Compártelo en:

31 películas. En ellas, encontramos documentales donde las personas se vuelven personajes de su propia vida. Relatos de cambios y aceptación, de su relación con los espacios privados y públicos donde se han desarrollado. Durante el 24 Festival de Cine de Lima PUCP, tendremos la oportunidad de conectar con historias de personas que se enfrentaron a su entorno, y descubrieron así su verdadera identidad.

Esta complejidad la encontramos en Dopamina, la película colombiana de Natalia Imery Almayo, participante de la Competencia Documental. Es una historia concentrada en el núcleo íntimo de Natalia, en donde ella y su familia son los protagonistas de la película, una historia que se sitúa en su cotidianidad. Una familia que tuvo que aprender a lidiar con el Parkinson que afectó al padre de Natalia. Padres a los que se les complicó aceptar que su hija era lesbiana. Una hija a la que le costó comprender el rechazo de sus padres, antiguos militantes de izquierda.

La película nos invita a conectar con las conversaciones y reflexiones que ocurren entre Natalia y su familia, su novia, y su amiga. Es en estos espacios de intimidad donde salen a flote memorias y anécdotas,  los ideales llegan a ser confrontados. Somos testigos del paso del tiempo, y cómo este puede llegar a transformar los puntos de vista, y cambiar las reacciones y prioridades que antes existían. Una historia honesta, que nos muestra las naturales complicaciones y contradicciones que existen en los padres y dentro de la familia, y un relato de aceptación, que se consolidó con el paso del tiempo.

En Cosas que no hacemos, película mexicana de Bruno Santamaría, que también participa de la Competencia Documental, exploramos el viaje de Arturo. Él vive en un pueblo de México, en donde los niños transitan libremente por las calles, y donde cohabitan con un entorno violento. Es dentro de esta cotidianidad tan opuesta a la de Dopamina, que somos testigos y acompañantes del proceso de transformación y aceptación de Arturo, hasta llegar a revelarle a su familia y al pueblo quién verdaderamente es.

Dentro de un contexto que ha normalizado la violencia, y donde el machismo permea al pueblo, se construye una historia sobre el paso a la adultez. Una historia sobre dejar de tenerle miedo a aquellas cosas que no hacemos, sea por estar llenos de dudas personales, o por el temor al rechazo externo. Es el viaje que Arturo realiza para aceptar su identidad, y poder hacer público su deseo de vestirse como mujer. Es una lucha para mantenerse firme consigo mismo, y no darse la espalda.

Historias de aceptación y de identidad, estas son algunas de las películas que encontrarán en el Festival, y podrán conocer hasta el domingo 30 de agosto en todo el Perú.

Paulo Corrêa

redes sociales:

organizado por:

presentado por:

Licenciado por: