busca tu película

Un cine que nos conecta: L’Heure Dètè, Après Mai e Irma Vep

  • Compártelo en:

31 películas. Entre ellas, 3 películas que forman parte de la muestra de Francia en el Perú: Olivier Assayas. 3 obras de su extensa filmografía, cada una desarrollando su propia estética y temáticas. Películas en las que se exploran diversos ideales: pensamientos profundos que impulsan la psique de los personajes, y aquellos sentimientos que manipulan la percepción y las acciones que los mismo realizan. Dentro del festival tenemos la oportunidad de explorar algunas de las películas de Olivier Assayas, y adentrarnos en la percepción de los ideales, de los objetos y de las personas, algo transversal a la filmografía que compone esta Muestra.  

Lo vemos en L’Heure D’ètè (Las horas de verano). Una casa en la pradera francesa, que parece una obra de arte en sí misma. Ahí vive Hélène, quien dedicó la mayor parte de su vida resguardando, restaurando y honrando la obra de su tío, un famoso pintor. Cuando ella fallece, la pregunta ahora recae sobre sus hijos: ¿qué hacer con la casa y todos los objetos que tiene? Cada uno de los hijos ha construido una vida alejada de la imagen del pintor: Adrienne y Jérémie migraron a otros países, y Frédéric se consolidó en la ciudad. El proceso de la herencia y la importancia de mantener un legado; aferrarnos a elementos que conforman el pasado, o dejarlos atrás. Es una duda natural.

Estamos ante los cambios bruscos que se producen tras la muerte de un familiar querido, pero también tras la ruptura de todo su trabajo de vida: los hijos de Hélène tienen que decidir el paradero no solo de las pertenencias de la madre, sino de las obras de un tío que casi ni conocieron. Cuidar el legado familiar, o donar las obras a un museo, son algunos de los escenarios posibles. Son objetos que siguen el flujo de la vida: grandes cuadros y muebles de madera que lentamente van perdiendo su valor sentimental, y el valor material termina ganando protagonismo. Un conflicto que puede ser afrontado desde una perspectiva racional o pasional, en donde deben decidir qué cosas ya es momento de dejar ir.

También lo vemos en Après Mai (Después de Mayo), película que nos zambulle en los años de las revoluciones que se produjeron en Europa tras la Revolución de Mayo. Organizaciones de jóvenes que crecen en medio de ideales revolucionarios, realizando protestas y buscando marcar la diferencia en tiempos de transición social y política. Jóvenes como Guilles, Christine o Alain. Chicos que están trazando su propio camino en un futuro donde conviven la revolución con la realización personal de cada uno. Guilles quiere ser pintor y desarrollarse como artista, y pasará sus días intentando decidir si va a priorizar sus convicciones personales, o las dejará de lado para comprometerse con los ideales revolucionarios de su entorno.

Sin embargo, Guille también debe cuestionarse la idealización que le ha otorgado a contextos, ideas o personas en específico. Personajes que parecen tener el camino que Guilles desea y envidia, para luego descubrir que no debería poner a esas personas en un pedestal. Las dudas sobre las distintas aproximaciones a la revolución, en donde algunos grupos deciden interpretarla con intensa violencia, y otros grupos se van al hedonismo o a la realización de propaganda. Todo esto que Guille tendrá que experimentar forma parte de una revolución más grande, pero también más personal: el camino que uno se debe trazar al momento de crecer. Es la ruptura de futuros idealizados, y es el comienzo de construir una mirada sobre lo importante para cada uno.

Finalmente, también lo encontramos en Irma Vep. Una exploración hacia el propio mundo del cine. La película nos posiciona en medio de la filmación de una adaptación de Les Vampires, obra de culto francesa de inicios de siglo XX. Sin embargo, el rodaje es un caos, lleno de constantes discusiones y choques de ego. La obra es realizada por un director que está en decadencia, quien perdió su motivación con el paso de los años, y se sumió en un ciclo autodestructivo. Así mismo, la actriz principal de la película, Maggie Cheung, es una actriz de Hong Kong que no sabe francés, y se desplaza por este tenso set sin poder comunicarse. Director, actriz y miembros del equipo están en una duda constante sobre las razones detrás de la realización de este proyecto.

Dentro de esta exploración del metacine, la película desarrolla un cuestionamiento sobre este ideal preestablecido del cine, y la concepción errónea que se construye dentro del imaginario de cada individuo. Es esta obsesión por un cine purista, en donde encontramos la necesidad de replicar Les Vampires plano por plano; o, más adelante, querer reemplazar a Maggie Cheung porque ella rompe con este ideal de pureza francesa. Es la necedad de algunos conocedores de cine, en donde quieren imponer su mirada como la única correcta: destaca una entrevista que le hacen al personaje de Maggie, donde el entrevistador intenta convencerla de que el cine de Van Damme o el de Schwarzenegger es el único buen cine de acción. Es un cuestionamiento sobre las miradas hacia el cine, tanto del lado de quien lo realiza, como de sus espectadores.

Reflexiones sobre la idealización que construimos sobre las ideas, las personas y los objetos. Esta es solo una de las múltiples miradas que se le puede brindar a las películas que conforman la Muestra de Francia en Perú: Olivier Assayas, y que podrán disfrutar en el 24 Festival de Cine de Lima PUCP hasta mañana domingo 30 de agosto en todo el Perú.

Paulo Corrêa

redes sociales:

organizado por:

presentado por:

Licenciado por: