busca tu película

Un cine que nos conecta: Sin señas particulares y A Febre

  • Compártelo en:

31 películas. Durante el 24 Festival de Cine de Lima PUCP, encontramos historias que retratan contextos complicados dentro de nuestra realidad latinoamericana. Aquel lugar tenso entre la frontera de México y de Estados Unidos, o aquellos espacios donde contrasta el ecosistema urbano con el amazónico. Pero, también son historias de familias, y la separación de los padres e hijos dentro de estos entornos complicados.

Una de estas historias la encontramos en Sin señas particulares, película mexicana de Fernanda Valadez, que participa de la Competencia Ficción. Seguimos a Magdalena, una madre que hace lo posible para averiguar qué sucedió con su hijo, quien desapareció antes de cruzar la frontera a Estados Unidos. Aunque no haya evidencias que lo confirmen, él es presumido muerto, y ella tendrá que indagar por su cuenta, junto con la ayuda de Miguel, un recientemente deportado de Estados Unidos, que está buscando a su madre. Un intento de descubrir la verdad sobre aquellas personas desaparecidas, de no hacer luto por cuerpos invisibles.

Somos espectadores de una película que se posiciona junto a las personas que viven atrapadas dentro de un contexto de masivas migraciones, grupos narcotraficantes y la trata de personas. Estos ciclos de violencia, que constantemente se producen en el país, llevan a una naturalización de los hechos, y a personas que son indiferentes ante lo que ocurre, o tienen el miedo suficiente para no revelar la información que saben a Magdalena. Una historia sobre los fantasmas que transitan por la tierra, por la hazaña de una madre de encontrar a su hijo, y por los secretos que guardamos.

También lo vemos en A febre, película brasileña de Maya Da-Rin, que también participa de la Competencia Ficción. Conocemos a Justino, miembro de la comunidad indígena de los Desana que migró a la ciudad de Manaos hace ya 20 años, y trabaja como guardia en el puerto. Una riqueza de sonidos orquesta, una atmósfera sonora en la que conviven elementos industriales con los de la naturaleza, en una constante lucha de uno por sobreponerse al otro. Conforme pasan los días, él recibirá la noticia de que su hija se irá a la capital a estudiar; y, también, deberá soportar una fuerte y misteriosa fiebre.

Una ciudad llena de rechazos hacia Justino, donde escuchamos pequeños comentarios de personas; o también la presencia de un desconcertante nuevo guardia en el puerto, quien solía ser capataz de espacios de caserío, y tilda a Justino de “indio domesticado”. Observamos un ecosistema urbano que lentamente empieza a desplazar a este migrante, y una fiebre misteriosa que realza esta sensación, como se puede ver en los misteriosos sueños que tiene. Lo contrastamos con la hija, por ejemplo, quien creció en este entorno, y no sufre malestares. Una película contada en portugués y en la lengua tukano, una historia sobre la manifestación del inconsciente, sobre las raíces, y la separación de la familia.

Estas son algunas de las historias que podemos disfrutar durante el Festival. Películas profundas y muy actuales, y que estarán disponibles hasta el 30 de agosto en todo el Perú.    

Paulo Corrêa

redes sociales:

organizado por:

presentado por:

Licenciado por: